5 Mitos Acerca de Correr

Girl-Stretching.jpg
Las carreras y maratones se han puesto muy de moda ultimamente y ya muchos de ustedes son corredores intensos, pero los mitos sobre este popular tipo de cardio también son muchos así que aquí te mostramos el top 5.

Mito #1. Estirarte antes de correr puede prevenir lesiones. Antes de correr, tus músculos tienden a estar fríos y encogidos, así que estirarte en ese momento es una buena manera de rasgarte un músculo. Para calentar, haz por lo menos cinco minutos de caminata. Entonces ya podrás hacer una sesión de estiramientos antes de comenzar a correr, así incrementarás tu flexibilidad.

Mito #2. Correr es el único tipo de cardio que necesitas

Correr es una manera simple y efectiva de quemar calorías, pero si solamente corres te expones a sufrir lesiones de sobreentrenamiento. Además, tu cuerpo se volverá tan eficiente para correr que puedes dejar de ver los mismos resultados que veías cuando recién comenzaste. Lo mejor es mezclar tus tipos de cardio incluyendo bicicleta, escalada, saltar la cuerda, clases de cardio y natación a tu rutina semanal.

Mito #3. Si corres, no necesitarás entrenar para fortalecer la parte baja de tu cuerpo.

Mientras corres defines tus espinillas, tendones, muslos, pantorrillas y glúteos pero para prevenir lesiones, es importante que entrenes para fortalecer éstas áreas. De igual manera es indispensable fortalecer tu parte alta.

Mito #4. Correr no resulta caro.

Correr es relativamente barato cuando comparas el precio de una bicicleta con el de un par de tenis, pero cuando necesitas reemplazarlos cada 3 o 6 meses, el costo se puede incrementar –sin mencionar la ropa deportiva que hace de correr algo más disfrutable-. Además si no te gusta correr al aire libre, necesitaras una banda caminadora o una elíptica en casa (que pueden costarte $10,000. o más) ó una mensualidad en la membresía de un gimnasio.

Mito #5. Los dolores musculares son causados por la acumulación de ácido láctico.

Esto solía ser la explicación, pero el dolor muscular después del ejercicio es causado por desgarres microscópicos en tus músculos. Cuando estos desgarres sanan, resultan fortalecer el músculo.